Néctar de Durazno

Ya tengo 27 años, poco dinero, estrés y muchas responsabilidades.

Si mis cálculos no fallan (y los dioses olímpicos me dan una mano) sólo me falta un semestre para inscribir tesis e insertarme ya (de una manera formal) a la adultez. Tengo un par de propuestas de trabajo y unos planes de vivienda que he de empezar a considerar muy formalmente.

Tengo 23 amigos nuevos y una par de bolsas debajo de los ojos, tengo una diario en el que escribo cada vez que me acuerdo y nuevos conocimientos sobre diplomacia internacional; tengo una cámara rota y mucha frustración por no poder tomar fotografías.

Me he visto en la necesidad de comprar zapatos de tacón alto y un par de vestidos, también me he visto en la necesidad de desechar cualquier idea romántica sobre el matrimonio, al parecer quien logra casarse hoy en día lo hace porque es muy astuto o porque tiene intereses económicos sobre el otro.

He sido varios países, y seré otros tantos (el sábado seré Corea). He leído sobre marxismo y feminismo...

[Hay cosas que siempre tendrán el mismo sabor, como el néctar de durazno]

Estuve viviendo sola y me involucré de nuevo en la política (cosa de la que sigo arrepentida).

Tengo un edredón suavecito, como la piel de un durazno. Me da un calor que viene muy bien con las noches frías de vísperas de navidad. Allí paso todo el tiempo posible (ahora sin televisión) y esos ratos son muy agradables, es el edredón generador de sueños. Lo que lamento después de 8 horas de soñar delicias es abrir los ojos.  


0 comentarios:

Yo?

Mi foto
"Fotógrafa por vocación, químico por obligación y casi médico de profesión" fue mi consigna durante años, pero la química quedó replegada a unas cuantas clases domingueras y la medicina a recetas que me piden amigos y familiares cuando enferman, de las fotos no quisiera desentenderme nunca!. Soy dormilona y amante de los dulces, fanática del manga, anime y caricaturas pero sin mucho chance de verlas porque cuando crecemos, la vida exige tiempo para nuestras responsabilidades (cosas fastidiosas de volverse adultos). Enamoradisa Caraqueña, bebedora de engaños de café con leche y asidua visitante de librerías. Soñadora hasta el punto de suprimir la realidad y crearme una que me guste más. Neoescritora. Estudiante de Letras y ardua trabajadora. Será usted testigo aquí de cómo una niñita que se negó a crecer tuvo que hacerlo. Pero no se sienta triste por ella, puede volver a ser una niñita cuando nadie la ve =P

Buzon